unidad federico soriano

Architectures that appear and disappear


+ unidad federico soriano

El curso quiere reflexionar sobre los programas como generadores de situaciones específicas que pueden hacer aparecer y desaparecer arquitecturas reales o forzar la lectura de unas condiciones espaciales y materiales existentes que cristalicen en un momento dado en esas arquitecturas. Los programas son islas programáticas. Pueden “ser” cuando las condiciones favorezcan su visibilidad.

Ocurre igual que esas islas fantasmas que están en los mapas pero que muy pocos, o nadie, ha podido visitarlas. Que no sabemos si existen realmente. Recordadlas. Esos trozos de tierra anclados al fondo marino que estaban y ya no están. O no estaban y ahora están. Islas que aparecen y desaparecen. Que a veces constaban y luego no figuran. Algunas que nunca vas a poder ver y otros han visto. Islas que se pueden mover, cambian de sitio. Que se materializan y desmaterializan. Las nuevas. Las de aglomeraciones de basura flotante aglutinada. Las viejas, las que ves brillar en la lejanía y no puedes atracar en ellas porque cuando intentas acercarte, se esfuman en el horizonte. Grandes o pequeñas. Isla de Kiribati. Tuvalu. Isla Lincoln. San Borondón. Isla Bermeja. Sandy. Salió hace unos días en el periódico la noticia de la desaparición de la isla Sandy en el Pacífico Sur. Medía entre 15 Kilómetros de largo por 3 Kilómetros de ancho y supuestamente pertenecería a Francia. El barco científico RV Southern Surveyor, un buque del servicio hidrográfico australiano, intentó llegar hasta allí por primera vez sin llegar a detectarla, incluso cuando se colocó sobre las coordenadas exactas. El fondo se mantenía estable a la profundidad de 1.400 metros. Sin rastro de ninguna particularidad. Todavía sigue figurando en los mapas. ¿Por qué desaparecen o aparecen islas, que condiciones –físicas o inteligentes- hacen de una isla un lugar evanescente, son perfectas o precisas –el perímetro de una isla es perfecto porque solo con decir “isla” sabemos que tiene límite, mientras que no es preciso porque es particular-, son inventadas o descubiertas?

De la misma forma podemos pensar en programas, en arquitecturas, en materiales, que en un momento dado, en un lugar, edificio, programa, o entorno existente e incontrolado, por unas condiciones específicas que somos capaces de identificar, imaginar, proyectar y controlar, se materializan y se convierten en arquitecturas independientes. Pero que antes, o un rato después de que desaparezcan las condiciones programadas, vuelven a no estar, a desaparecer. A no existir. Pensamos en cuerpos reales que, dentro de ellos cristalizan, sin que haya soporte
previo, unas pequeñas arquitecturas revitalizantes. Daremos los lugares específicos de trabajo y el alumno deberá programar las reacciones que precipiten la aparición controlada de estas arquitecturas. Imaginará programas, materiales, modificaciones físicas sobre lo existente que soportarán lo que va a surgir.

La arquitectura no necesita de soportes fijos para ser generada. No necesita tectónica sino condiciones de notificación y supervivencia. Puede surgir en cualquier punto, aunque hoy esté ocupado por otra cosa, por una arquitectura o por un agujero negro. La arquitectura se precipita en reacciones controladas, el proyecto es el procedimiento de estas reacciones químicas controladas y programadas. Y debemos tener en cuenta que los usuarios, en el momento de entrar e interactuar con un espacio, son precisamente los principales reactivos con el que trabajaremos. Nada debe ser fijo, debemos convertir los objetos estables en eventos, los accidentes físicos en acciones, los datos en probabilidades. Es fascinante ver que lo más estable del mundo, el propio soporte físico sobre el que nos movemos, puede ser una ficción y el mundo de lo real que nos han hecho creer inmutable, es absolutamente voluble e irreal a voluntad.



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada