javier de las heras solé

Mirador de Punta Llisera . Benidorm


javier de las heras solé

Utilizar la arquitectura para construir un lugar…







Tres silencios:
Escoger una cota, una curva de nivel que define un plano horizontal –la más favorable según la topografía original- y producir una plaza, un escenario de actividades…
Escenario privilegiado frente al mar con tres miradas.
Una mirada a la ciudad y su apología de la construcción y el progreso. Otra mirada al parque natural de sierra helada entre pinos, matorrales y piedra caliza. Y la mirada hacia el mar y el cielo subrayado por la presencia del horizonte. La línea horizontal como protagonista del lugar…
El proyecto, como si se tratase de de una intervención de land art, propone representar estas tres distintas miradas en forma de piezas abstractas con un estricta ortogonalidad en contraposición con las formas orgánicas del propio lugar.
Piezas que según hacia donde miren tendrán un tamaño y una proporción diferente. Desde la plaza son puertas que nos invitan a cruzar y desde el mar son ojos, párpados que nos protegen de forma inteligente del sol.

El resultado se asocia a una imagen de cajones varados, de objetos desubicados, de artefactos para producir emociones…
De estos tres cajones el mayor mira a Benidorm pero también quiere ser visto desde allí. Necesita una escala que pueda ser reconocible en la distancia y una marcada horizontalidad como contrapunto a la verticalidad construida de la ciudad. Un mirador para lo colectivo.
Los dos cajones de menor tamaño están concebidos con la voluntad de dar cobijo, de acompañar la mirada, donde el usuario no quiere ser visto, dotar al espacio de una cierta intimidad. Dos miradores para lo individual, la soledad y el silencio…
Y de nuevo cobra protagonismo la plaza que relaciona las tres piezas y deja un vacío frente al mar. Una plaza que es una ampliación de un camino, un paseo que une la playa de levante y el parque natural de sierra helada.
Arquitectura del silencio, geométricamente rotunda, sencilla, pausada, anónima y útil.
Utilizar la arquitectura para construir una experiencia…

Materiales
Se utilizará un único material:
La piedra caliza propia del lugar como elemento que unificará todo la propuesta.

Puntualmente se colocarán:
-Madera:
Madera maciza y laminada, que provendrá de explotaciones locales.
Tratadas en caso de ser necesario con pinturas y barnices a base de aceites de resinas y de ceras vegetales y pigmentos de tierras minerales.
Para las gradas-bancos de los tres miradores.
-Vidrio:
En las barandillas de los tres miradores.

Vegetación
La autóctona: los matorrales y los pinos.
La especie principal es el pino carrasco , aunque también pueden verse algunos pinos piñoneros . El estrato arbustivo es más variado y autóctono, con especies comunes como la coscoja , el lentisco, el algarrobo , el acebuche), y el palmito.

Concurso de ideas del mirador punta llisera y ordenación de su entorno
Mención Concurso nacional

Autor:
Javier de las Heras Solé

Colaboradoras:
Mercedes Sánchez Hernández
Asunción Belda Esteban

Situación:
Benidorm
Entidad convocante:Ayuntamiento de Benidorm
Fecha:
15-3-2012


2 comentarios :

25 de julio de 2012, 15:42 Anónimo dijo...

TODO es excesivo.
El lugar ya existe, no es necesario hacer arquitectura.
En eso radica el silencio.

14 de septiembre de 2014, 18:58 Maria Marti Estevez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario en la entrada